jueves, 28 de junio de 2012

¿Por que los libros de Anthony De Mello estan alejados de la Doctrina de la Iglesia Católica?


Anthony De Mello y la "New Age"
Por Ignacio Ibáñez Rivero

Las ideas de la "Nueva Era" ("New Age") están teniendo una gran repercusión en todos los ámbitos, incluido el religioso, hasta un grado que no llegamos a sospechar siquiera. Hay muchos autores que aunque no se identifiquen con esta corriente de pensamiento, sí comparten muchas de sus ideas, o por lo menos de su relativismo, eclecticismo y ambiguedad en la forma de expresar su vivencia religiosa. Entre estos autores está Anthony de Mello, escritor jesuita dotado de una rica imaginación y de una elegante fuerza de expresión, digno de resaltar por la amplísima difusión que están teniendo sus libros entre los católicos.

El grave peligro de la "Nueva Era" radica en que promueve ideas contrarias a nuestra fe, tanto que S.S. Juan Pablo II ha señalado lo siguiente:

"Las ideas de la "Nueva Era" a veces se abren camino en la predicación, la catequesis, los congresos y los retiros, y así llegan a influir incluso en los católicos practicantes, que tal vez no son conscientes de la incompatibilidad de esas ideas con la fe de la Iglesia"1.

Este movimiento "predica un relativismo absoluto en el campo religioso, moral e intelectual que disuelve toda noción de verdad y de bien y, por tanto, toda diferencia entre las diferentes creencias y estilos de vida que ofrece el mundo contemporáneo"2. No es una religión, sino una "corriente cultural que utiliza claves de expresión de corte esotérico, ocultista y satánico"3, que acepta cualquier credo o doctrina por igual. Debido a ello, un autor le ha llamado el "SIDA espiritual"4 de nuestro tiempo, porque debilita la noción de verdad y deja a la persona expuesta al ataque de cualquier engaño en materia de fe.

Debido a este relativismo, esta corriente de pensamiento no contiene unas creencias determinadas y, de esta forma, cada persona elige lo que más le gusta o conviene. Esto explica que podamos encontrar ciertas ideas en un grupo de la "Nueva Era", y otras diferentes en otro grupo de la misma corriente. Es como si nos presentaran un menú de autoservicio, en el que cada cual escoge lo que le parece.

Desgraciadamente, existen personas que niegan esto, y afirman que hay que "enriquecerse" con lo que nos ofrece la "Nueva Era". No nos dejemos confundir, debemos recordar lo que nos dice el mismo San Pablo: "Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por sus propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades: apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas" (2 Tim 4,3-4)5.

Otros de los peligros de la "Nueva Era" es que sus ideas son difíciles de identificar, pues se disfrazan de mil maneras, pretendiendo autoafirmarse como una "Nueva Espiritualidad" dentro de la Iglesia Católica.

Todos estos peligros se hayan también presentes en los escritos de Anthony de Mello, pues este autor católico manifiesta una mentalidad muy cercana a la "Nueva Era", como más adelante comprobaremos. Si en sus escritos podemos hallar ciertamente algunas ideas y pasajes enriquecedores, al estar mezclados con graves errores en cuestiones centrales de nuestra fe —pone en palabras de Cristo frases que no se hallan para nada en los Evangelios—, globalmente considerados inducen a confusión y debilitan los cimientos de la verdadera fe católica.

Rasgos de la "Nueva Era" en los escritos de Anthony de Mello

  • Panteísmo: muestra a Dios, no como Nuestro Padre, cercano, creador y Señor de todo, como el Buen Pastor que conoce a cada una de sus ovejas, sino como el dios impersonal y lejano de la "Nueva Era", como una "energía" que está en todo y forma parte de todo.
  • Ausencia de normas o valores precisos: no hay distinción clara entre el bien y el mal, pues estos dependen de las preferencias de cada persona. No hay culpa o maldad. Se niega o minimiza el pecado y el Sacramento de la Confesión.
  • Relativismo religioso: todas las religiones son iguales ya que todas son buenas. La Iglesia Católica no es ya la verdadera, sino una más entre otras.
  • Menosprecio del Evangelio: sus ideas, influenciadas por el hinduismo, pretenden enriquecer el cristianismo, implicando necesariamente que las enseñanzas de Cristo son pobres. Cristo ya no es la Palabra definitiva del Padre, sino una palabra más entre otras.
  • Menosprecio de la Biblia: la Biblia es solamente uno de los diferentes libros inspirados, inferior al llamado "conocimiento-de-sí".
  • Esoterismo de la oración: la oración no es un diálogo personal con Dios, fruto de la fe y de la gracia, sino un método para llegar a la "iluminación", producto de "ciertas técnicas" y de conocer una "sabiduría oculta".
  • Menosprecio de Jesucristo: Jesús no es el único Camino, la única Verdad y la verdadera Vida; sino un profeta más entre varios como Buda, Mahoma, etc.
  • Desacralización de la Eucaristía: la Eucarístia es un símbolo y no el verdadero Cuerpo de Cristo.
  • Entronización del auto-conocimiento: la santidad es la libertad a la que llegamos tras descubrir la "iluminación" que está dentro de nosotros mismos; no proviene, por tanto, del estar abiertos a la gracia de Dios, ni del ejercicio de la caridad o de la humildad. Si lo importante es la "iluminación" interior, el Papa, los santos y las Escrituras constituyen en realidad una especie de estorbo entre Dios y nosotros.
  • Desvalorización de la Cruz de Cristo: el sufrimiento está en la mente y hay que eliminarlo lo que sólo logran los "iluminados". De esta forma se desvaloriza la Cruz y el sufrimiento redentor de Cristo y de los seres humanos. Hay una especie de adormecimiento de la conciencia, que minimiza la solidaridad cristiana para comprometerse con el dolor y la necesidad del prójimo.

Lo que nos dice Anthony de Mello y lo que nos enseña la Iglesia Católica

Para apreciar con claridad como las ideas de la "Nueva Era" están contenidas en los escritos de Anthony de Mello, haremos un análisis comparativo entre citas textuales de este autor y las verdades enseñadas por la Iglesia Católica. Comprobaremos así cuán reducida es la visión que tiene este autor sobre aspectos centrales de nuestra fe, frente al "Esplendor de la Verdad" que nos legó Cristo en su Iglesia.

D I O S

Lo que dice Anthony de Mello:

Se percibe claramente su orientación panteísta en los siguientes textos: "Concibe el aire como un océano inmenso que te rodea... un océano divinamente coloreado por la presencia y por el ser de Dios... Cuando introduces el aire en tus pulmones estás metiendo a Dios en ellos. Ten en cuenta que cada vez que respiras estás sostenido por el poder y por la presencia de Dios... Permanece ahí el tiempo que puedas...Toma nota de lo que sientes cuando te das cuenta que introduces a Dios dentro de ti cada vez que aspiras..."6.

"Toda la Creación es Cuerpo de Cristo"7.

Dios es inalcanzable: "Si no puedes decir nada de Aquel que supera todo pensamiento y toda palabra ¿cómo puedes preguntar algo acerca de él?"8.

Lo que enseña la Iglesa Católica:

Los cristianos creemos en un solo Dios, tres Personas distintas en un solo Dios verdadero (Santísima Trinidad), Creador de todas las cosas: "En el principio, Dios creó el cielo y la tierra… Sólo Él es creador. La totalidad de lo que existe depende de Aquel que le da el ser"9. De la nada creo el universo. El no es el universo, ni el universo es parte de El, sino una creación de Su Omnipotencia. Dios es un Padre amoroso y cercano.

C R I S T O

Lo que dice Anthony de Mello:

Cristo es un profeta más entre otros "iluminados": "El Maestro que aparece en estos cuentos no es una sola persona. Es un gurú hindú, un roshi zen, un sabio taoísta, un rabino judío, un monje cristiano, un místico sufí… Es a la vez Lao Tse y Sócrates, Buda y Jesús, Zaratustra y Mahoma. Su enseñanza abarca del siglo VII a.C. al siglo XX de nuestra era. Su sabiduría pertenece por igual a Oriente y a Occidente. Pero ¿importan realmente sus antecedentes históricos? A fin de cuentas, la historia es el relato de las apariencias, no de la Realidad; de las doctrinas, no del Silencio"10.

No hay que imitar a Cristo, aunque esa afirmación la disfrace con un "Para ser como Jesús", como podemos ver en esta cita: "No imites a nadie, ni siquiera a Jesús, Jesús no era copia de nadie. Para ser como Jesús, has de ser tú mismo, sin copiar a nadie, pues todo lo auténtico es lo real como era Jesús"11.

Lo que nos enseña la Iglesa Católica:

Dios nos lo ha dicho todo en Cristo, y en El está toda la Revelación.

"Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, es la palabra única, perfecta e insuperable del Padre. En Él lo dice todo, no habrá otra palabra más que ésta"12. Nosotros afirmamos claramente que en Cristo está el "Esplendor de la Verdad", y no una verdad cualquiera. Cristo es "el único mediador entre Dios y los hombres. Es mediador por el hecho de ser Dios-hombre"13. Cristo es la plenitud de la Revelación de Dios.

Para el Papa "la única orientación del espíritu, la única dirección del entendimiento, de la voluntad y del corazón es para nosotros ésta: hacia Cristo, Redentor del hombre; hacia Cristo, Redentor del mundo. A El nosotros queremos mirar, porque sólo en El, Hijo de Dios, hay salvación, renovando la afirmación de Pedro 'Señor, ¿a quién iríamos? Tú solo tienes palabras de vida eterna' (Jn 6,68; cfr. Heb 4, 8-12.)"14. Sólo en Cristo está nuestra salvación, no en nadie más.

Debemos imitar a Cristo, pues "Jesús pide que le sigan y le imiten en el camino del amor, de un amor que se da totalmente a los hermanos por amor de Dios: 'Este es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado' (Jn 15,12). Este 'como' exige la imitación de Jesús, la imitación de su amor… El modo de actuar de Jesús y sus palabras, sus acciones y sus preceptos constituyen la regla moral de la vida cristiana"15.

Eucaristía

Lo que dice Anthony de Mello:

Su visión panteísta llega al extremo de negar la presencia sacramental de Cristo en la Eucaristía: "Toda la creación es Cuerpo de Cristo, y tú crees que sólo está en la Eucaristía. La Eucaristía señala esa creación. El Cuerpo de Cristo está por todas partes, y tú sólo reparas en un símbolo que te está apuntando lo esencial que es la vida"16.

Lo que nos enseña la Iglesa Católica:

La Eucaristía es Cristo mismo y no un símbolo; en "la Eucaristía está el mismo Cristo... es centro de cohesión y unidad de todos los cristianos… los que nos alimentamos de un mismo pan, el único Cuerpo de Cristo"17.

La Eucaristía es "fuente y cima de toda la vida cristiana" (Lumen gentium 11). La Sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua» (Presbyterorum ordinis 5)"18.

La máxima aspiración del ser humano

Lo que dice Anthony de Mello:

La máxima aspiración del hombre es alcanzar la "iluminación", una especie de estado de "sabiduría" que se puede lograr sin la ayuda de Dios, buscando dentro de uno mismo. De esta forma, el "conocimiento de sí" está por encima de la caridad, de las Escrituras y del culto a Dios:

"Una encarnizada persecución religiosa estalló en el país, y los tres pilares de la religión --la Escritura, el Culto y la Caridad-- comparecieron ante Dios para expresarle su temor de que, si desaparecía la religión, dejaran también ellos de existir.'No os preocupéis', dijo el Señor. 'Tengo el propósito de enviar a la Tierra a Alguien más grande que todos vosotros'. '¿Y cómo se llama ese Alguien?' 'Conocimiento-de-sí', respondió Dios. 'El hará cosas más grandes que las que haya podido hacer cualquiera de vosotros'."19

Si la plenitud está en alcanzar este conocimiento de sí, ya no hay por qué alcanzar la vida eterna tal como la Iglesia lo enseña; a lo sumo, la lucha por alcanzar la vida eterna queda reducida a una idea confusa que no compromete a nada:

"¿Cómo alcanzaré la vida eterna?" "Ya es la vida eterna. Entra en el presente". "Pero si ya estoy en el presente… ¿o no?" "No". "¿Por qué no?" "Porque no has renunciado al pasado". "¿Y por qué iba a renunciar a mi pasado? No todo el pasado es malo…" "No hay que renunciar al pasado porque sea malo, sino porque está muerto."20.

Lo que nos enseña la Iglesa Católica:

La plenitud del hombre es vivir en gracia de Dios, como hijo suyo, excluyendo al menos todo pecado mortal. Esta plenitud será total cuando alcancemos el cielo, donde participaremos íntimamente de la misma vida de Dios. Mientras tanto, con la entrega y confianza en Dios, ayudados de su gracia, iremos creciendo en la santidad a la que nos llamó.

"La gracia del Espíritu Santo tiene el poder de santificarnos, es decir, de lavarnos de nuestros pecados y comunicarnos 'la justicia de Dios por la fe en Jesucristo' (Rm 3,22) y por el Bautismo."21.

"La primera obra de la gracia del Espíritu Santo es la conversión, que obra la justificación… (la que) establece la colaboración entre la gracia de Dios y la libertad del hombre."22.

Sufrimiento y cruz

Lo que dice Anthony de Mello:

El sufrimiento es obra de la mente. De esta forma, la cruz y el sufrimiento espiritual de Jesús quedan desvirtuados: "El sufrimiento no es real, sino una obra de tu mente. Si sufres es que estás dormido porque, en sí, el sufrimiento no existe, es un producto de tu sueño"23. Esta visión "adormece" nuestra solidaridad con el dolor de nuestro prójimo, y no nos ayuda a llevar nuestra cruz de cada día. Si todavía sufrimos es porque no estamos "iluminados"..

Lo que nos enseña la Iglesa Católica:

El sufrimiento, tanto físico como espiritual, es una realidad del ser humano, incluso de Cristo: "Cristo, en cuanto hombre que sufre realmente y de modo terrible en el Huerto de los Olivos"24.

El sufrimiento, a la luz de la Redención, nos purifica, y es una exigencia para llegar al cielo: "Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame"(Mt 16,24 y Mc 8.34) El Papa nos dice: "Nos unimos a sus sufrimientos (de Cristo) como el cuerpo a su cabeza. Sufrimos con Él para ser glorificados con Él"25.

Pecado y confesión

Lo que dice Anthony de Mello:

Induce a confusión respecto a la distinción entre el bien y el mal: "'Nada es bueno ni malo; es el pensamiento el que hace que lo sea', dijo el Maestro"26. Frase ambigua, que tiende a negar al menos la existencia del mal intrínseco (objetivo) de ciertos actos.

No somos responsables de nuestros actos y, por tanto, no debemos culparnos por ninguno de nuestros actos, por malicioso que nos pudiere parecer27: "Nadie hace el mal sin una justificación. Es la justificación la que lo engaña. Nadie se daña a sí mismo conscientemente, sino inconscientemente. El que hace el mal es un loco que no merece castigo, sino cura"28.

Cuestiona la Confesión, el sacramento de la Reconciliación con Dios: "El pintor Peruchini, se estaba muriendo y dijo a su mujer: 'déjame en paz, mujer, que quiero saber, tengo la curiosidad de saber, qué ocurre si me muero sin confesar. Yo he sido de profesión pintor, y Dios tiene como profesión perdonar, y espero que Él sea tan bueno en su profesión como he sido yo en la mía'"29.

Lo que nos enseña la Iglesa Católica:

El hombre, para hacer el bien, debe antes distinguirlo del mal: "El hombre, en su tender hacia Dios —solo Él es bueno—, debe hacer libremente el bien y evitar el mal. Pero para esto el hombre debe distinguir el bien del mal. Y esto sucede, ante todo, gracias a la luz de la razón natural, reflejo en el hombre del esplendor del rostro de Dios"30.

El hombre es responsable de sus actos: "Dios ha creado al hombre racional confiriéndole la dignidad de una persona dotada de la iniciativa y del dominio de sus actos. 'Quiso Dios dejar al hombre en manos de su propia decisión' (Si-15,4), de modo que busque a su Creador sin coacciones y, adhiriéndose a Él, llegue libremente a la plena y feliz perfección"31.

La Confesión es ante todo reflejo del perdón y la misericordia divinas. Fue Cristo quién quiso que los apóstoles y sus sucesores perdonaran los pecados: "A quienes perdonéis los pecados, les quedarán perdonados; a quienes se los retengáis, les quedarán retenidos"(Jn,20, 23). "¿Qué acto de humildad más verdadero y más indispensable, que la sincera manifestación de los pecados cometidos? Ahí está el remedio del vicio de donde proceden todos los demás vicios, la soberbia"32.

Compromiso con el prójimo

Lo que dice Anthony de Mello:

El compromiso con el prójimo está de más. Lo importante es llegar a la "iluminación" y así ser un espectador del mundo: "Ni tú, ni tus decisiones ni acciones importan en el desarrollo de la vida; es la vida la que importa y ella sigue su curso"33. Esto es gravemene anticristiano, pues nos "anestesia" ante el dolor y la necesidad, nos induce a buscar nuestra "comodidad" sin importarnos los demás.

La postura del hombre debe ser la de la pasividad: "Apártate del mundo para servir a la humanidad"34. "Siéntate tranquilamente y no hagas nada. La primavera llega y la yerba crece"35. "El Maestro insistía en que el auténtico reformador no era otro sino el que era capaz de ver que todo está perfectamente tal como está....y de dejarlo en paz"36.

Pensando así no es de extrañar lo que nos cuenta el P. R. Divarkar, un seguidor de Anthony de Mello, sobre lo que éste afirmaba justo antes de morir: "todo mi interés se centra en otra cosa: en el 'mundo del espíritu', y todo lo demás me resulta verdaderamente insignificante y sin importancia. Las cosas que tanto me importaban en el pasado ya no tienen interés para mí. Lo que ahora absorbe todo mi interés son cosas como las de Achaan Chah, el maestro budista, y estoy perdiendo el gusto por otras cosas. No sé si todo esto es una ilusión; lo que sí sé es que nunca en mi vida me había sentido tan feliz y tan libre.."37. La duda de si vive en pura ilusión le sale al paso, pero opta por no inquietarse. Para él, el "mundo del espíritu" es lo que él siente y nada más.

Lo que nos enseña la Iglesa Católica:

La acción debe inspirarse y coger su fuerza de la oración, y gracias a ello el cristiano se compromete con el prójimo y con el mundo: "A quién te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda" (Mt, 5,42). No debe ser pasivo, sino activo tranformador del mundo, tal como nos urge el Papa: "Nuevas situaciones, tanto eclesiales como sociales, económicas, políticas y culturales, reclaman hoy, con fuerza muy particular, la acción de los fieles laicos. Si el no comprometerse ha sido siempre algo inaceptable, el tiempo presente lo hace aún más culpable. A nadie le es lícito permanecer ocioso"38.

La fe sin obras es una fe muerta: "Es ante todo una exigencia que nace de la «fe que actúa por la caridad» (Gal 5,6), como nos exhorta la Epístola de Santiago: '¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga: «Tengo fe», si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarle la fe? Si un hermano o una hermana están desnudos y carecen del sustento diario, y alguno de vosotros les dice: «idos en paz, calentaos y hartaos», pero no les dais lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve? Así también la fe si no tiene obras, está realmente muerta'" (St 2, 14-17)39.

Cristo nos manda, no la "quietud", sino el apostolado: "Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28, 18-20).

La Iglesia y su doctrina, el Papa y los Santos

Lo que dice Anthony de Mello:

Da lo mismo ser ateo que seguir alguna religión: "No importa ser ateo, musulmán o católico"40. "No te importe lo que la religión o la sociedad prediquen"41.

Lo importante es mi conciencia (subjetivismo religioso y moral), no lo que la Escritura, el Papa o los santos nos puedan trasmitir de Dios:

"Cristiano: Me he concentrado con saber acerca de Ti de segunda mano, Señor. De las Escrituras y de los santos; de Papas y predicadores... Me habría gustado poderles decir a todos ellos: No creo por lo que vosotros habéis dicho, sino porque yo mismo le he escuchado a El."42.

De esta forma, su subjetivismo religioso supera hasta incluso el de los protestantes, que por lo menos creen en las Escrituras. Para este autor las Escrituras, el Papa, los santos, etc… son una especie de "profesionales de la religión"43 que estorban la relación entre Dios y nosotros.

Lo que nos enseña la Iglesa Católica:

Sólo en la Iglesia Católica está la plenitud de la salvación. Por esto Cristo fundó su Iglesia (Mt. 16,18-19), cuya sucesión apostólica no se ha interrumpido hasta nuestros días: "la plenitud de los medios de salvación le han sido confiados a ella (la Iglesia Católica)"44.

El Papa es Vicario de Cristo en la tierra, la cabeza de la Iglesia de Cristo: "Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia… A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos"(Mt 16, 18-19). Y Cristo le encargó guiarnos: "apacienta mis ovejas" (Cfr. Jn 21,15-17). Gracias al Papa y al Magisterio de la Iglesia podemos interpretar auténticamente las Escrituras. Por la autoridad que le confirío Cristo, debemos obediencia al Papa en cuestiones de fe y moral. San Ignacio de Loyola, fundador de La Compañía de Jesús (orden a la que De Mello pertenecía), específicamente quería en su orden "La universal subordinación al Vicario de Cristo. Y cuanto esta subordinación sea mejor guardada, el gobierno de la congregación es mejor, y si falta ésta se ven en todas las congregaciones faltas tan notables"45.

Los santos nos recuerdan que todos estamos llamados a la santidad. Ellos fueron pecadores como nosotros, pero por la gracia de Dios y su colaboración alcanzaron las cumbres de la santidad donde brilla su caridad.

La Oración

Lo que dice Anthony de Mello:

La oración es "sabiduría oculta", secreta, que sólo los "iluminados" alcanzan: "Estos cuentos poseen todos ellos, sin embargo, una peculiar característica: si se leen de una determinada manera, ocasionan un verdadero crecimiento espiritual"46. "Escondida en sus páginas (no en las palabras impresas, ni siquiera en los propios cuentos, sino en su espíritu, en su talante, en su atmósfera) hay una sabiduría que no puede expresarse en lenguaje humano"47.

Esa sabiruduría se alcanza sin esfuerzo: "Porque esto es lo que significa la SABIDURIA: cambiar sin el menor esfuerzo por tu parte; ser transformado, lo creas o no, por el simple hecho de despertar a la realidad, que no consiste en palabras y que está fuera del alcance de las palabras"48.

Se puede aprender a orar, como se puede aprender a tocar un instrumento; "Aprender a orar es exactamente igual que aprender otro arte o técnica"49.

Rebaja la oración cristiana al mismo nivel de las técnicas hindúes ajenas a Cristo. Así, en uno de sus primeros libros (Sadhana) afirma lo siguiente: "¿Tiene alguna importancia que te concentres en una imagen del Salvador, en un libro, en una hoja o en una mancha en el suelo? Un amigo jesuita interesado en todas estas cosas me aseguraba que, diciendo constantemente «uno-dos-tres-cuatro» rítmicamente, alcanzaba resultados místicos idénticos a los que de sus compañeros más religiosos afirmaban alcanzar mediante la devota y rítmica recitación de alguna jaculatoria. Y le creo. Existe, indudablemente, un valor sacramental en el empleo de la espina religiosa, pero, por lo que atañe a nuestra finalidad, tan buena es una espina como otra"50.

Lo que enseña la Iglesa Católica:

La verdad está solamente en Cristo, y "la humildad es una disposición necesaria para recibir gratuitamente el don de la oración: el hombre es un mendigo de Dios"51.

No debemos apoyarnos en "sabidurías" humanas, aunque sean esotéricas, pues no se basan en Cristo, Camino, Verdad y Vida: "El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama" (Lc 11,23). Una "ciencia" o sabiduría sin cruz, donde no está Cristo, solamente puede conducir al alejamiento de Dios.

La oración es para contemplar a Cristo en su "Sacratísima Humanidad", como afirmaba Santa Teresa: "Ciertamente el cristiano tiene necesidad de determinados tiempos de retiro en la soledad para recogerse y encontrar, cerca de Dios su camino. Pero, dado su carácter de criatura, y de criatura consciente de no estar seguro sino por la gracia, su modo de acercarse a Dios no se fundamenta en una técnica, en el sentido estricto de la palabra. Esto iría en contra del espíritu de infancia exigido por el Evangelio. La auténtica mística cristiana nada tiene que ver con la técnica: es siempre un don de Dios, cuyo beneficiario se siente indigno"52.

¿Existen verdaderas razones para leer a Anthony de Mello?

Estamos seguros de que muchas personas leen a este autor con la intención de mejorar su oración, de enriquecerse espiritualmente o de ayudar a los demás. Estas razones no justifican, si realmente lo pensasen, el peligro al que se exponen.

Algunos lo leen para mejorar en su oración. Pero al pretender enriquecer la oración cristiana con elementos extraños al cristianismo, se introducen elementos que la deforman, y la oración acaba siendo "una técnica" para conseguir la "iluminación", a base de utilizar elementos panteístas o repeticiones orientales tipo "mantras", poniendo el apoyo en elementos humanos, en vez de buscar humildemente el diálogo con Dios, del que proviene toda gracia.

Otros para tener ejemplos prácticos y claros en la predicación. Al ser muchos de ellos contrarios a nuestra fe, tal como hemos probado, y trasmitir sólo sabiduría humana, no solamente deforman la conciencia del pueblo, sino que al perder el tiempo explicándolos, se desperdicia una oportunidad preciosa de proclamar la verdadera palabra de Dios.

Otros para tener ideas con que poder acercarse mejor a los niños en la catequesis. El uso de estos "cuentos" con los niños no puede tener justificación alguna, ya que los niños, más que nadie, deben ser catequizados con una doctrina clara sin deformaciones, de forma que entiendan perfectamente el mensaje de Jesús. "Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis" (Mt.19,14). Es imposible que utilizando adulteraciones hindúes pueda el niño tener una fe clara de Jesús como Salvador. Pensemos sólo en las lecciones de "Historia Sagrada" que recibimos cuando niños, y que despertaron en nosotros el amor hacia Cristo, La Eucaristía, La Virgen y La Sagrada Familia.

Conclusión

Algunos podían objetar a nuestras críticas a las ideas de Anthony de Mello que sólo en sus últimos libros se le "fue la mano". En este análisis hemos incluimos a propósito dos de sus primeros libros; "Sadhana" y "Contacto con Dios", el primero publicado por primera vez en 1978 en la India, y el segundo, sus escritos inéditos de "ejercicios espirituales". En todos los libros que hemos leído de este autor, incluyendo los dos mencionados, hemos encontrado profundas divergencias con la doctrina católica.

Otros podrían objetar que cuando leen sus libros saben discernir lo bueno de lo malo, pero cuando así lo hacen no se dan cuenta del peligro al que se exponen. Si algunas ideas erróneas claramente se identifican, no sucede así en muchísimas otras, las cuales se caracterizan sobre todo por su ambiguedad. Y sobre todo, existe el grave peligro de entretenerse con "fábulas" meramente humanas, dejando de profundizar en la palabra de Dios. ¿Qué profesor universitario recomendaría un libro lleno de errores a sus alumnos? ¿Y lo vamos a hacer cuando los errores atañen a nuestra salvación?

El Papa con amor de Pastor nos advierte lo siguiente: "Cuestión aparte es el renacimiento de las antiguas ideas gnósticas en la forma de la llamada la "New Age". No debemos engañarnos pensando que ese movimiento pueda llevar a una renovación de la religión. Es solamente un nuevo modo de practicar la gnosis, es decir, esa postura del espíritu que, en nombre de un profundo conocimiento de Dios, acaba por tergiversar Su Palabra sustituyéndola por palabras que son solamente humanas"53 , y el Papa también afirma que la gnosis nunca ha desparecido del ámbito del cristianismo, pues "con una decidida aunque a veces no declarada divergencia con lo que es esencialmente cristiano"54.

Podemos resumir con San Pablo: "Mirad que nadie os esclavice mediante la vana falacia de una filosofía fundada en tradiciones humanas, según los elementos del mundo y no según Cristo" (Col 2,8).


jueves, 21 de junio de 2012

Pero, ¿Qué es exactamente la Nueva Era?


Nueva Era o New Age


El "New Age" se ha traducido en español "Nueva Era", pero en realidad la traducción sería "Nueva Edad".

Los seguidores de esta corriente también la llaman "Era de Acuario" y "Edad de Oro". Por los fines que persigue, otros la llaman "Configuración de Acuario" o "Conspiración Acuariana".

Definición

New Age: movimiento pseudo-espiritual de corte esotérico y ocultista, pagano, que incluye teorías erróneas y herejías condenadas por la Iglesia que contradicen verdades fundamentales de la fe cristiana, y que busca llevar al hombre a creer que puede llegar a ser como Dios.

La Nueva Era: ¿Algo nuevo o una antigua creencia?

Es importante que todos se den cuenta de que no es nueva, sino una regurgitación de las creencias paganas de los tiempos antiguos. Sus doctrinas imitan a las religiones ocultas, incluso en el uso de símbolos y artefactos.

Ellos admiten que "los símbolos cristianos han sido sustituidos por símbolos derivados de las religiones cosmológicas, naturistas y del ocultismo".


¿Por qué es importante conocer qué es la nueva era?

Porque nos quiere vender una “nueva” forma de solucionar nuestros problemas, una “nueva” forma de pensar, de “vivir” de vernos a nosotros, al mundo, a los demás y la vida en general. Conocer para no caer en eso.


¿Cual es esa “nueva propuesta”?

En realidad, la Nueva Era no es nada nuevo: es la misma tentación del principio: "Seréis como dioses“*. Aquí se delata quien esta detrás de esta honda espiritualista llamada Nueva Era.

*Genesis 3, 4-6: “La serpiente dijo a la mujer:”…se les abrirán los ojos y entonces ustedes sereís como dioses..”

Quieren quitar nuestra fe en Dios

Este movimiento pretende que pongamos nuestra confianza y fe en sus diversas manifestaciones como: el poder mental, en los astros, en una fuerza o energía universal que no es Dios, para guiar nuestra vida, resolver nuestros problemas.


Origen

El New Age tiene sus raíces en la "Sociedad Teosófica" fundada en 1875 en New York por una rusa, Helena Blavatsky, básicamente espiritista, quien dice haber recibido sus enseñanzas de unos "seres espirituales especiales" o "maestros ascendidos“ que en realidad son espíritus demoníacos.

Nos dice San Pablo

"El Espíritu Santo nos dice claramente que en los últimos tiempos apostatarán algunos de la fe, dando oídos a espíritus seductores y a enseñanzas de los demonios" (1 Tim 4, 1).

¡Atentos!

Para todo católico con un poco de formación debe ser evidente que la Nueva Era es una religión radicalmente incompatible con el cristianismo, una impostura religiosa. Su amenaza debe animarnos a renovar nuestra fe en Cristo Jesús y dedicarnos a la nueva evangelización del mundo.

¿Cómo se presenta?

La Nueva Era se presenta como el nacimiento de una nueva conciencia, una especie de apertura mental de tolerancia, fraternidad, reconciliación y una nueva manera de ver y de vivir la vida.

Aparente aceptación de todas las religiones: no va contra ninguna, pero tampoco acepta ninguna que no sea de las paganas

Realidad

La nueva era es una religión hecha al gusto del consumidor. Mezcla los elementos religiosos que el hombre considera atractivos para satisfacer su necesidad espiritual, es decir para "sentirse bien" sin tener que comprometerse seriamente.

Contra la Iglesia

La Nueva Era cita a Jesús, pretende reconocerlo, pero manipula a sus enseñanzas y lo contradice esencialmente.

Mientras ellos dicen que no necesitan Iglesia, la verdad es que Jesús personalmente la instituyo con jerarquía y autoridad:

Jesús le dice a Simón: "Yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia

El hombre en lugar de Dios

La Nueva Era es una religión diseñada a la medida del hombre moderno que se ha hecho el mismo su propio dios. Es por eso que invita a cada persona a escoger de cada religión según su gusto. Se han hecho mas sabios que Cristo. Ahora cada hombre es su propio camino, su verdad y su vida. El mismo se absuelve, el mismo se salva.

Para saber qué es la Sociedad Teosófica, necesitamos conocer qué es la Teosofía

La Teosofía es la creencia o pretensión de tener conocimiento místico directo de la "divinidad", sobre ésta y el mundo, mediante doctrinas y prácticas secretas, esotéricas, ocultistas.

Sociedad teosófica

La Blavatsky funda en 1875 la "Sociedad Teosófica" que es una mezcla de ocultismo y misticismo oriental (básicamente lo que es hoy el New Age).

En sus numerosos escritos aparecen los mensajes del espíritu demoníaco que le dictaba en "escritura automática", es decir, en estado de trance mediúmnico, durante el cual escribe la mano del medium automáticamente, sin que éste tenga control alguno de lo que se escribe.

Metas aparentes

1. Buscar el bien, la salud, la paz, la hermandad

2. Nuevo orden mundial: utópica sociedad mundial sin tensiones.

Metas reales


1. Ir preparando, mediante un gobierno único para el mundo, el control de éste por parte de Lucifer

2. La meta última es la adoración de Lucifer.

Finalidad real

Su finalidad, encubierta bajo un pretendido respeto a todas las creencias, es la destrucción de la fe cristiana con lo que intenta acabar con la Iglesia Católica y con toda denominación cristiana

Objetivos

1. Llevar al hombre a considerarse capaz de desarrollar poderes que no tiene él y que no vienen de Dios

2. Glorificar al hombre hasta hacerle creer que puede llegar a ser como Dios

3. Por escritos de la Sociedad Teosófica, entre los cuales está "La Doctrina Secreta" de H. Blavatsky y el "Plan del New Age", comunicado a Alice Bailey por el espíritu demoníaco, sabemos que se propone llevar a la humanidad a:

una sola religión mundial
un solo sistema económico mundial
una sola cultura mundial
un solo gobierno mundial
para lograr el control de todos los habitantes de la tierra

4. Se sabe que se está preparando a la humanidad para aceptar un "mesías"; según sus escritos y doctrinas ocultistas y satánicas; para los cristianos, un "mesías" falso, el anti-cristo.

Estos son los cuatro pilares básicos del New Age: Masonería - Espiritismo - Teosofía o Gnosticismo - Paganismo Oriental.

Al tener en cuenta esta base de sustentación del New Age podremos descifrarlo y analizarlo mejor.

EL New Age se origina, entonces, en la Masonería, por medio de instrucciones y dictados dados por espíritus demoníacos.

¿Que es el "Nuevo Orden Mundial"?

La posibilidad de "un nuevo orden mundial" es una idea que nos llena de entusiasmo cuando se trata de la paz mundial, el fin de las guerras, el hambre, y las injusticias. estas ideas conmueven nuestros mas íntimos deseos de que en el mundo haya paz, y de que exista una sociedad utópica. la propaganda a favor de esta "visión" ha sido muy efectiva. pero para realmente entender el nuevo orden mundial, tienen que entender el movimiento de la Nueva Era, porque éste es el impulso seductor de dicho orden mundial. Comenzaré explicando que se trata el movimiento de la Nueva Era.

El movimiento de la Nueva Era

La enciclopedia de la Nueva Era dice que: "mientras el movimiento es un movimiento social, es también por su naturaleza, religioso, aunque muchos del movimiento prefieren la clasificación de "espiritual" porque, la palabra "religión" tiene un significado negativo para muchos..." los prosélitos de la Nueva Era tienen una imagen negativa de la religión, pero aunque no lo quieran admitir como tal, el "New Age" es una religión.

La "Iniciación"

"La iniciación al movimiento de la Nueva Era esta basada en la primera experiencia de transformación..." 1 los que se inician al movimiento, sufren al comienzo, una experiencia transformadora que puede ocurrir durante el uso de alguno de sus métodos, como por ejemplo, la meditación, la hipnoterápia, la adivinación, o la astrología, entre otros, que usan los seguidores del movimiento para continuar su evolución dentro del movimiento. según ellos, "el principal objetivo es comprender y explicar las experiencias del pasado, y facilitar la transformación en el futuro..."2. Los seguidores comparten una experiencia transformadora, que puede ser tan única, como único es cada ser humano. Sin embargo, todos comparten una experiencia común: "el rechazo de la teología cristiana sobre el infierno y la condenación eterna." 4

¿En que creen los seguidores de la Nueva Era?

"La ideología de la Nueva Era excluye la fe en un redentor personal, que es lo que es Cristo para los cristianos... la ideología de la Nueva Era niega que Jesús era el único ser de origen divino..." 5 Así como los prosélitos del movimiento desean renunciar a lo que ellos consideran ser religiones represivas, buscan igualmente reemplazar éstas con su propia religión universal, que, según ellos, "re-establece el énfasis en el conocimiento propio, la exploración interna y la participación en ese prolongado proceso transformador..." 6

"El movimiento de la Nueva Era subordina las creencias a la experiencia, situando las creencias en un nivel de menor importancia. Las creencias duran mientras sean útiles y provechosas... los seguidores consideran que lo que uno cree es mas bien desligada de la verdad absoluta." 3

El "Karma"

Dicha continua transformación, eventualmente, lleva a creer en la reencarnación, porque creen que la salvación y la perfección humana se logra por medio del uso de la razón y la inteligencia, no que se recibe de un Dios clemente. Dicen ellos: "La transformación personal será un modo de vida. Por lo tanto cada persona escogerá su "Sadhana", o sea una senda de crecimiento y evolución espiritual. Pero como casi ninguna sadhana puede completarse en el plazo de una vida, muchos de ellos creen que la reencarnación y el karma proporcionan una estructura a largo plazo, dentro de la cual cada uno puede analizar su propia evolución espiritual... Las normas del karma son el fundamento de los actos..." 8. Según ellos, si fallasen en esta vida, tendrán otras!

Dios y la divinidad

"El movimiento afirma que todo es dios, por lo tanto, todo es bueno. El mal esta vinculado a la ignorancia (o la falta de luces)... los seres dotados de grandes luces, viven mas allá de lo que este mundo llama malo." 9 "los aficionados de la Nueva Era, frecuentemente afirman su propia divinidad o la divinidad del ser humano..." 7. Esto quiere decir que todos los seres humanos son divinos, son dios, y naturalmente, esta idea definitivamente excluye a Jesús como el único hijo de Dios y el único ser divino. Como las religiones antiguas, se ha vuelto a adorar el hombre de nuevo, como si fuera un dios. la famosa actriz Shirley Maclaine ha proclamado desde arriba de una montaña, "soy dios!". El famoso cantante John Denver dijo que él un día seria tan perfecto que ya no sería un ser humano sino un dios!

La ética moral y el sufrimiento

También declara Shirley Maclaine que "no existe tal cosa como el mal. El mal es el temor y la incertidumbre. El mal es lo que cada uno cree que es." 10 Esta idea lleva a la creencia de la ética de la situación que los promotores de la Nueva Era han tomado con tanto pudor. Según esta creencia, la ética moral depende de la situación en que uno se encuentre, o sea que no existe una moral absoluta. Por lo tanto toda conducta es aceptable en ciertas circunstancias. Inclusive, la ley del karma indica que los que aparentemente sufren injustamente, en realidad se merecen sus sufrimientos.

Rodney R. Romney, promotor del movimiento y pastor de la Primera Iglesia Bautista de Seattle, Washington, dice en su libro, Jornada al Espacio Interno: "Pero, y qué de los inocentes? Usted dirá. Y qué de esas personas que sufren injustamente en manos de malhechores? No existe la inocencia pura, ni siquiera en un bebé chiquitín. Toda alma trae consigo las cicatrices de siglos de maldad y pensamientos equivocados. Existe una ley kármica de endeudamiento, que muchos están desarrollando, habiendo voluntariamente aceptado un camino de sufrimiento que forjará una evolución más elevada del alma." 11. Según esta llamada "ética", no existe el pecado. El único pecado que ellos reconocen es el pensamiento negativo. Pero quien será el que determine cuales son los "pensamientos equivocados?"

¿Creen en Dios los seguidores de la Nueva Era?

Hay tres modelos básicos de creencias sobre la idea de Dios. El primer modelo, es el del ateo, o sea la creencia de que no existe Dios, ni tampoco hay un Creador divino; solamente la evolución es la clave. Los ateos de la Nueva Era tienden a ser humanistas. El manifiesto humanista dice que: "ninguna deidad nos salvará; tenemos que salvarnos nosotros mismos... Las promesas de salvación eterna o el temor a la condenación eterna son engañosas y dañinas... La ética y la moral son autónomas, dependen de la situación, y no necesitan de la aprobación teológica ni ideológica. La razón y la inteligencia son los instrumentos más efectivos que posee la humanidad..." 12

El segundo modelo es la creencia panteísta de que existe "una fuerza o energía universal y que el encuentro con esta realidad fundamental del universo se lleva a cabo, durante un estado místico de la conciencia." 13. "En contraste con la ética cristiana del evangelio, la Nueva Era está generalmente centrada en una energía divina, indefinida e impersonal, en un principio que transciende todo lo que existe... Cada persona es Dios... Cada ser es esencialmente divino." 14

El tercer modelo es el politeísta: la creencia en que hay en muchos dioses. Constance Cumbey, autora del libro Los peligros ocultos del arco iris, dice que "el movimiento [de la Nueva Era] adora a todos los dioses paganos incluyendo Pan [el de la naturaleza], Buda [el budista], Shiva [el dios de la destrucción], y hasta adoran al propio Lucifer [Satanás]". 15 Yo quisiera mencionar a Isis, la diosa del sol, quien es muy popular entre las feministas antivida, los masones y el movimiento ecológico.

La Nueva Era: ¿Algo nuevo o una antigua religión?

Es importante que todos se den cuenta de que esta religión no es nueva, sino una regurgitación de las religiones paganas de los tiempos antiguos. Las doctrinas de la Nueva Era meramente imitan a las religiones ocultas, incluso en el uso de símbolos y artefactos. Ellos admiten que "los símbolos cristianos han sido sustituidos por símbolos derivados de las religiones cosmológicas, naturistas y del ocultismo". 16

¿Que es la Doctrina Cosmológica?

La doctrina cosmológica es la combinación de creencias naturistas y ocultistas y sostiene los siguientes principios:

1. El mundo natural está infundido de un alma y todos los seres y los elementos del cosmos tienen un significado sagrado y comparten poderes vitales;

2. Existen dioses y poderes espirituales que gobiernan el mundo, se comunican con ciertas personas y se manifiestan en fenómenos tales como los ríos, las montañas, los torrentes, y las minerales;

3. Las personas muertas son asequibles y pueden comunicarse con los que viven; y

4. Ciertas personas pueden hacer predicciones y dar datos reveladores. Dada esta percepción del mundo, la autoridad y los orígenes de tales fenómenos definitivos de la Nueva Era como las curaciones naturales (holistic medicine), los cristales, los sitios de energía (power spots) y la posesión de espíritus, (conocido con el nombre de canalización) quedan esclarecidos." 17

El "Nuevo Cristo" y la Jerarquía Celestial

Entre los principales dioses que adoran están los "maestros espirituales" , que llevan por nombre: "the Great White Brotherhood", o sea, la gran hermandad blanca; que son "Jesús y otros maestros religiosos importantes como Buda, y Krishna... (quienes) aparecen regularmente a través de la historia para ilustrar la vida consciente, es decir, completamente realizada, para enseñarle a las personas el propósito de la toma de conciencia y para entrenarlas en las técnicas que facilitan la conciencia de la propia divinidad." 18

De esta jerarquía celestial surge el "Cristo de la Nueva Era", que, según los seguidores de este movimiento, es una mezcla de todos los maestros espirituales de todas las grandes religiones. Alegan que: "este individuo es el que los cristianos llaman Cristo, los judíos el Mesías, los budistas el quinto Buda, los hindúes Krishna, y los musulmanes el Imán Mahdi". 19 El nombre de este llamado "Cristo de la Nueva Era" será "el Señor Maitreya, el Cristo de la Nueva Era", y los fundadores y los proponentes de la Nueva Era esperan su aparición pronto.

El Almanaque de la Nueva Era declara que: "según la doctrina budista, la figura de Maitreya es un iluminado que está por venir... un ser que ha de ser adorado como alguien que por compasión se abstiene de entrar en el nirvana [o paraíso] para poder salvar a otros...la imagen de Maitreya, el Buda que viene y el Cristo que prometió volver, aparecen combinadas", 20 De aquí surge el nombre: 'Maitreya, el Cristo'.

Jesús nos advirtió que vendrían falsos profetas. En mateo, capitulo 24, versículo 24, nos dijo: "aparecerán falsos profetas y llevaran a cabo grandes portentos y milagros para negaran hasta a los elegidos..." la segunda epístola de san Juan, capitulo 2, versículo 22 nos dice como podremos reconocer al anticristo: Quién es el mentiroso? Es el hombre que niega que Jesús es el Cristo, ese hombre es el anticristo, niega al Padre y al Hijo. "Los partidarios del movimiento alegan que el Maitreya está presente en el mundo en actualmente..." 21

"El Plan" para el Nuevo Orden Mundial

El 25 de abril de 1982 apareció un aviso en los periódicos de todo el mundo, anunciando la venida del Cristo. El anuncio comienza así: "El mundo está harto del hambre, de la injusticia, de la guerra... El Cristo esta aquí ya, respondiendo a nuestra petición de ayuda y como maestro para toda la humanidad... Lo reconoceremos por su poder espiritual extraordinario y por su visión universal." 22

La biblia predica sobre "El Plan"

El libro de Apocalipsis, capitula 13, versículos 13 al 18, dice: "hizo grandes señales hasta hacer bajar fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Extravió a los moradores de la tierra con la señal que le fue dado ejecutar delante de la bestia, diciendo a los moradores de la tierra que hiciesen una imagen en honor de la bestia para que hablase la imagen y hiciese morir a cuantos no se postrasen ante la imagen de la bestia e hizo que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos se les imprimiese una marca en la mano derecha o en la frente; y que nadie pudiese comprar o vender sino el que tuviera la marca, el nombre de la bestia o el número de su nombre. Este es el número de un hombre, y este número es el 666". Por cierto que el número 666 es sagrado para los seguidores de la Nueva Era, pues según Constance Cumbey, experta en dicho movimiento, "creen que mientras más se utilice el numero 666, más pronto surgirá la nueva civilización." 23

Fíjense en la similitud entre lo que dice el libro de Apocalipsis y el plan de la Nueva Era para establecer un nuevo orden mundial: "la instalación de un nuevo Mesías mundial; la implementaron de un nuevo gobierno mundial, y una nueva religión dirigida por Maitreya... un sistema de tarjetas de crédito universal... una sola autoridad para la distribución de los alimentos... un impuesto mundial... un reclutamiento militar mundial.... y la destrucción de todas las personas que creen en la Biblia y adoran a Dios, el fin del cristianismo." 24


fuente: Mapa de la nueva era

miércoles, 20 de junio de 2012

Lista de los movimientos que pertenecen a la Nueva Era o New Age


Manifestaciones de la Nueva Era

  • Gnosticismo
  • Meditación Trascendental
  • Enseñanzas de Poder y control mental
  • Metafísica
  • Curaciones por contacto (energía universal)
  • Kundalin yoga (salvación a traves de la serpiente)
  • Astrología
  • Cualquier forma de adivinación
  • Brujería, hechicería
  • Wicca
  • Santería
  • Culto a la “santa muerte”
  • Satanismo
  • Guruísmo
  • Espiritualismo oriental
  • Iluminismo, falso misticismo
  • Eneagrama
  • Cientología,
  • Dianetica
  • Feminismo extremista
  • Budismo
  • Reencarnación
  • Control Mental Silva
  • Enseñanzas de la La Gran Fraternidad Universal
  • Enseñanzas de la Secta Sai Baba
  • Practica del Yoga (incluso como ejercicios o disciplina sin la filosofía)
  • Reiki

¿Por qué es importante conocer qué es la nueva era?


Porque hemos de estar atentos a descubrir cualquier manifestación de este movimiento para no caer en él.

Porque son incompatibles y hasta contrarias las enseñanzas de la Nueva Era a la Enseñanza de Cristo.

Porque pretende enseñarnos una “nueva” forma de solucionar nuestros problemas, una “nueva” forma de pensar, de “vivir” de vernos a nosotros, a Dios, al mundo, a los demás y la vida en general. Es importante conocer para no caer en eso.

Intenta cambiar nuestra percepción e introducirnos en un nuevo paradigma o visión de vida, muy distinto del que enseñó Jesús.

Nos explica muy bien el Cardenal Norberto Rivera en el Documento Instrucción Pastoral sobre el New Age:

"La característica más preocupante del New Age, fruto del conjunto de sus creencias, es el relativismo religioso, espiritual y moral.

La meta final del New Age es introducir al hombre a lo que llaman sus ideólogos un nuevo paradigma, es decir, una forma totalmente diversa de verse a sí mismo y de percibir la realidad.

Según eso, el hombre, para realizarse plenamente y transformar su mundo, tendrá que darse cuenta de que él es parte de un ser cósmico, único, que está en plena evolución hacia la conciencia perfecta de sí.

La conciencia humana, a pesar de su aparente individualidad, no es más que el penúltimo estado evolutivo de la revelación de la conciencia cósmica.

El destino último del hombre no es una salvación liberadora de su naturaleza caída, sino el disolverse en el anónimo océano del ser como una gota de agua.

El New Age quisiera convencernos de que "las cosas como las vemos ahora" (cultura, conocimientos, relaciones familiares, vida, muerte, amistades, sufrimientos, pecado, bondad, etc.) son mera ilusión, producto de una conciencia no-iluminada.

El paso de la afirmación de que 'todo es dios' a la afirmación de que 'no hay ningún dios fuera de ti mismo' es pequeño y el New Age lo da con aires de auto-suficiencia. "1

Vemos el fondo de la propuesta de la Nueva Era, nada nuevo: que cada uno de nosotros seres humanos limitados somos "dios", es la misma tentación del principio: "Seréis como dioses“*. Aquí se delata quien esta detrás de esta honda espiritualista llamada Nueva Era. *Genesis 3, 4-6: “La serpiente dijo a la mujer:”…se les abrirán los ojos y entonces ustedes sereís como dioses..”

En varias de las terapias que pertenecen a esta nueva era se manifiesta esta "enseñanza" que cada quien tiene el potencial de "sanarse a sí mismo" de mejorar su vida con solo quererlo y enfocar su "energia" así como de utilizar las "energías del universo" en su beneficio y hacer y cambiar su vida como se le dé la gana.

"Dentro del marco del New Age la revelación de Dios en Jesucristo pierde su carácter singular e irrepetible.

Muchos serían los 'mesías' que han aparecido a lo largo de la historia, es decir, maestros especialmente iluminados que se presentan para guiar a la humanidad. Krishna, Buda, Jesús, Quetzalcóatl, Mahoma, el Sun Myung Moon, Osho, Sai Baba e innumerables otros serían profetas de una misma talla con un mismo mensaje.

El cristianismo resulta ser poco más que un periodo pasajero de la historia."

Aquí vemos que dentro de la Nueva Era Jesús es reducido a un "maestro o iluminado más" No consideran a Jesucristo como Hijo Unico de Dios, y menos como Dios mismo, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad.

Lo primero que quieren cambiarnos en los movimientos de new age es que la Iglesia Católica no es la unica ni la verdadera religión. Que es anticuada y obsoleta.

Es importante que todos se den cuenta de que no es nueva, sino una regurgitación de las creencias paganas de los tiempos antiguos. Sus doctrinas imitan a las religiones ocultas, incluso en el uso de símbolos y artefactos.

Ellos admiten que "los símbolos cristianos han sido sustituidos por símbolos derivados de las religiones cosmológicas, naturistas y del ocultismo".

"No obstante el hecho de que el New Age patrocine un sincretismo religioso confuso y no siempre bien intencionado, ciertas ideas suyas han encontrado una acogida calurosa en algunas personas e instituciones de la Iglesia Católica.

La así llamada teología global rastrea las huellas de la revelación divina en todas las expresiones religiosas conocidas en búsqueda de un común denominador que puede servir como punto de encuentro para las religiones.

Desafortunadamente en la práctica suele olvidarse que la revelación es iniciativa de Dios, no invención de los hombres, y que tiene su culmen y su expresión definitiva en la Encarnación del Hijo único en la persona histórica de Jesús de Nazaret.

Esta teología frecuentemente vacía al cristianismo de su contenido excepcional para 'emparejarlo' con otras creencias. "

Como vemos es equiparar a nuestra religión con las otras como si fuera una más y no la Unica Religión Verdadera en la Unica Iglesia que instituyó Nuestro Señor Jesucristo.

Hay que tener mucho cuidado con movimientos dentro de la propia Iglesia que empiecen a apartarse de las enseñanzas tradicionales y de los conceptos tradicionales de salvación, de infierno, de cielo.

Si tu quieres saber si x movimiento es new age hay que ver sus enseñanzas y de que deriva.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...