miércoles, 28 de diciembre de 2011

¿Son recomendables los libros de Paulo Coelho?

¨Por todo lo que he investigado y leído sobre este autor, no me parece que sea recomendables sus libros para nadie. Mucho menos para niños y jovenes.
Aquí un excelente artículo que nos ilustra sobre esto:


"Autor: Alejandro Valdivieso
| Fuente: Revista Arbil
Las fuentes de la obra de Paulo Coelho
Dadas las ventas millonarias de sus libros y su influencia social, es importante conocer realmente de que fuentes bebe el autor, para actuar con prevención ante su obra
Las fuentes de la obra de Paulo Coelho
Las fuentes de la obra de Paulo Coelho

Paulo Coelho brilla en el firmamento literario contemporáneo. Desde la publicación de "El Alquimista" sus libros se han mantenido durante semanas en las listas de los superventas en Italia, Francia y España. "El Alquimista" le granjeó la fama mundial. El argumento de la novela se inspira en una antigua leyenda del acervo hebraico: la del rabino de Praga. La virtuosidad de su arte literario, basado en la sencillez, y la oferta de una espiritualidad descafeinada hace el resto para captar, a las mil maravillas, el público lector más vasto. En el mes de octubre de 2001, Samuel Gutiérrez publicaba en las páginas de "Iglesia en Andalucía", un artículo bajo el título "Bajo la amenaza de una espiritualidad sin Dios" alertando contra el movimiento New Age (Nueva Era), una amenaza que pesa, cual espada de Damocles, sobre las almas de nuestros contemporáneos, e incluye al prolífico escritor brasileño que tratamos, Paulo Coelho, en los anaqueles de las bibliotecas nuevaeristas, diciendo lo que sigue: "(Paulo Coelho)...también transpira esta nueva conciencia".


La cara amable de Paulo Coelho

"Brida", "A orillas del río Piedra me senté y lloré", "La Quinta Montaña", "El peregrino de Compostela (Diario de un mago)"... son títulos que forman parte de la biblioteca que ha dado al mundo este escritor brasileño, nacido en 1947 en Río de Janeiro. En las solapas de sus libros se nos viene presentando como el inadaptado hijo de una familia acomodada que tiró por la borda los estudios universitarios de Derecho, para dedicarse a otras tareas -y cito de la carta de presentación que obra en las solapas de sus libros: dirigió un periódico "alternativo", hizo teatro... Incluso desempeñó, hasta su revelación vocacional como escritor, cargos ejecutivos en una compañía multinacional de discos.

Lo cierto es que, aunque sin hacer muchos alardes de ello, es manifiesta su presencia en el meollo del hippismo de la época que le tocó vivir, así como tampoco ha negado nunca sus incursiones en el ámbito de la magia. Como muchos de aquellos jóvenes melenudos que vivieron a tope los 60, Coelho descubrió el "misticismo" oriental y tampoco quedó al margen de las experiencias psicodélicas inducidas por sustancias psicotrópicas. Pero, no obstante, esos años son años oscuros en la biografía de Coelho y poco podemos decir de ellos. Su pertenencia a sociedades ocultistas sí que ha sido reconocida por él mismo en muchas ocasiones.

En "Las confesiones de un peregrino", entrevista de Juan Arias publicada recientemente, Coehlo reconoce su militancia en sectas satánicas, cuyo nombre silencia por circunspección, refiriéndose a la sociedad secreta por la que pasó con el nombre convencional de "sociedad de la apertura del Apocalipsis", inspirada como no podía ser menos en las prácticas de Crowley. Durante muchos años, lo confiesa, buscó en la magick crowleyana las respuestas a sus interrogantes vitales, y su inquisición personal caminó por las vías de lo que el hermetismo denomina "hermanos de la mano izquierda" (o "hermanos de la sombra"): o sea, si la magia tiene colores, pensemos en la más negra de las magias.

Coelho en la actualidad se nos presenta como convertido al catolicismo, preocupado por el ecosistema y filántropo a carta cabal: cosa que celebramos. Pero, no obstante, es preciso y oportuno "apurar la verdad", como decían nuestros clásicos. No nos arrogamos el derecho de erigirnos en jueces de la vida de Paulo Coelho, eso será algo que el escritor tendrá que averiguar con Dios, pero sí que tenemos no sólo el derecho, sino el deber, de examinar sus frutos, pues "por sus frutos los conoceréis". Los frutos de un escritor son sus libros. Pues vayamos a de ellos.


Brida y Wicca

Aunque converso, la magia sigue jugando un papel predominante en la trabazón de su producción literaria. Son muchos los guiños que en sus renglones hace Coelho al lector más avisado. Tal vez no sea su intención guiñar el ojo. Tomemos un cabo, y tiremos del hilo.

Uno de sus libros que han pasado como de puntillas ha sido "Brida". Brida es el nombre de la protagonista de la novela, una joven irlandesa que se siente llamada a cumplir su vocación de hechicera, por ello inicia la búsqueda que la conduce al mundo de la magia. En su itinerario, encuentra a un hombre solitario, anónimo, a quien el autor simplemente denomina el "Mago". El Mago inicia a la inquieta veinteañera gaélica en la "Tradición del Sol", pero para que el aprendizaje de la novicia hechiceril sea completo se requiere la colaboración y el magisterio de una hechicera, que Coelho llama Wicca. Así como el Mago ayuda a Brida en la Tradición del Sol, Wicca hará lo propio con la neófita por los derroteros de la "Tradición de la Luna". Toda la novela transcurre entre escenarios boscosos de la antigua Irlanda que prestan una atmósfera feérica (propia de hadas) al relato, este ambiente silvestre alterna con la vida cotidiana de los diversos personajes: la inquieta Brida, su comprensivo novio que es científico de profesión pero respeta la búsqueda de su compañera, el Mago algo misántropo y taciturno y la vital y resuelta Wicca, una bruja de nuestros días. Otros personajes quedan más desdibujados, en penumbra, como es el caso del misterioso librero que regenta su negocio sirviendo a su selecta clientela los grimorios y libros esotéricos más recónditos.

La novela es un documento prototípico de lo que Ernesto Milá ha explicitado en su artículo "Feminismo, telurismo y satanismo" publicada en Disidencias. La novela, se la mire por donde se la mire, es un cóctel letífero de telurismo y brujería nuevaerista, donde no se prescinde de una alta dosis de erotismo orgiástico: ceremonias rituales de iniciación en bosques, donde los participantes entran en trance. O sea, llamemos las cosas por su nombre: una noche de Walpurga. Eso sí: noche de Brujas muy liberadas y emancipadas, que para eso estamos en el siglo más feminista.


Wicca: Su iglesia y su escuela

Pero ahí es nada. Examinemos el nombre de la ficticia maga. Su nombre es Wicca. Que sepamos sólo existe algo en la realidad que tenga ese nombre y pueda haber apadrinado el ente de ficción de Coelho. Nos referimos a la Iglesia y Escuela de Wicca, fundada en Estados Unidos, en el año 1973, por Gavin e Yvonne Frost. Inspirados en las teorías del británico Gerald Brosseau Gardner (1884-1964), Wicca -la sedicente iglesia y turbia escuela- postula que la supresión de cualquier deseo corporal es antinatural y estúpida -en sintonía ideológica con la apología pansexualista contracultural de los 60 liderada por Norman O. Brawn, Paul Goodman o Abraham H. Maslow en tres de sus vertientes principales-, pero Wicca va más allá de los postulados de estos ideólogos revolucionarios. La secta Wicca llega a propugnar, una vez desarrollados ciertos poderes psíquicos a través de la brujería, la relación sexual de sus adeptos con súcubos e íncubos. Esta es la conclusión extrema de principios tan errados, Wicca muestra de este modo la maligna radicalidad de todo sistema defensor de la supresión de frenos a los apetitos carnales y sostenedor de la promiscuidad sexual. En ello, Wicca supera con creces los dictados de otras sectas surgidas al calor del hippismo de los 60, con sus peregrinajes a la India tántrica y sus querencias al ocultimo orientalista, como es el caso de la secta del ex-luterano Franklin Jones, nos referimos al grupúsculo sectario denominado Iglesia Primitiva Libre (fundada en 1960).


Gerald Brosseau Gardner: el abuelo de Wicca

Gavin e Yvonne Frost, los padres de Wicca, fueron discípulos del enigmático Gerald Brosseau Gardner, que aunque no fundó directamente la secta, pasa por ser el principal referente de Wicca. Gardner se inició en la secta satanista Ordo Templi Orientis.

También conocida con las siglas O.T.O., la Ordo Templi Orientis fue fundada por el masón alemán Karl Kellner, a principios del siglo XX. En la secta, abiertamente satanista y cuyos tentáculos llegaran a EE.UU. a través de Parsons, el discípulo más avezado de Crowley en Norteamérica, y amigo de L. Ronald Hubbard, padre de la Cienciología, se contemplaba la práctica de la magia sexual en los grados más elevados de sus adeptos, continuando el legado de Aleister Crowley. Crowley es algo más célebre que Gardner, entre otras cosas, por firmar como "The Beast" (La Bestia).

Gardner, neófito de O.T.O., no sólo bebió en las emponzoñadas aguas del satanismo de Crowley, sino que llegó a ser amigo personal del mismo. Gardner también conoció a la hija de Annie Besant, la sucesora de Madame Blavatsky en los cuadros lógicos de la Sociedad Teosófica, por lo que tampoco es ajeno a la herencia teosófica. El "pensamiento" de Gardner, que es traslación fiel de las aberrantes ideas de Aleister Crowley con leves aportaciones, se contiene en el libro "Witchcraft Today" (Magia hoy), desde cuyas páginas lanza la aberrante invitación a mantener relaciones sexuales con los demonios súcubos e íncubos. Invitación que no tardaron en acoger Gavin e Ivonne Frost y que comunicaron a los secuaces de Wicca. Gardner también ha ejercido su nefasto influjo en el movimiento New Age (Nueva Era), como no podía ser menos. Los Frost también ejercen su influjo en el mismo movimiento a través de sus best-sellers sobre la temática de los viajes astrales.

La novela "Brida", cuyo subtítulo es "Una novela sobre el don que cada uno lleva dentro", data del año 1990. En 1974, Coelho confiesa haber tenido una experiencia desagradable con el "otro mundo", suceso que le motiva a abandonar los entornos satanistas que frecuentaba, y el escritor fija su conversión al catolicismo en 1979. ¿Qué pinta, pues, Wicca y sus siniestras connotaciones, convenientemente acicaladas, en una novela publicada en 1990? Coelho refiere que la historia de Brida fue la confesión que en las inmediaciones del Santuario católico de Lourdes le hizo una mujer de su peripecia vital, muy paralela a la suya. Tras su presunta conversión al catolicismo, Coelho dice ingresar a una sociedad secreta católica (recordemos que la Iglesia católica sólo reconoce sociedades discretas, pero no "secretas"), llamada R.A.M. (Rigor-Amor-Misericordia), cuyo anticipo de sus enseñanzas nos lo brinda el autor en "El Peregrino de Santiago (Diario de un mago)", cuando el periodista español Juan Arias le pregunta si dicha sociedad está reconocida por la Iglesia, Coelho sólo dice: "Es una tradición muy antigua."

Después de tirar de este hilo quedamos pasmados al detectar, en los libros de Paulo Coelho, condimentos que suponen un serio peligro para todo ese público lector, afanoso de espiritualidad, pero expugnable en su condición lega, indefenso ante lo que so capa de vindicar el mundo mágico y el amor sentimental no encuentra otra cosa que una mixtura de mensajes diabólicos, implícitos y sibilinamente colados de matute en la literatura; servidos en una intolerable mezcolanza de sentimentalismo y brujería.

Paulo Coelho ha renunciado públicamente a su pasado satanista, y ahora se exhibe como católico comprometido con el catolicismo más "liberacionista" y anti-tradicional (el encarnado por Helder Cámara y la sedicente "teología de la liberación".) Un hombre de izquierda moderada reconciliado con su pasado. Los títulos honoríficos concedidos por el Estado de Israel, y las múltiples relaciones que actualmente mantiene con muchos círculos mundialistas, dígase la UNESCO, hacen del escritor un personaje políticamente muy correcto. Paulo Coelho brilla en el actual firmamento literario, deseamos que su estrella brille con una luz más pura. "

Fuente: Catholic.net

martes, 13 de diciembre de 2011

¿Corres hacia tu perdición eterna?

EL PECADO MORTAL, SUS CONSECUENCIAS Y REMEDIOS


Para salvarnos, debemos rechazar con valentía el pecado y remover los obstáculos que acumulan a nuestro paso los enemigos de nuestra alma; vivir en la gracia santificante, cumplir los divinos mandamientos y rezar cada día.

Después del pecado original, para conseguir la salvación eterna, tenemos que luchar enérgicamente contra el pecado – que es el enemigo número uno y, en cierto sentido, el único que tenemos enfrente. Tenemos que luchar también contra el mundo, demonio y carne, que no cesan de acumular obstáculos en nuestro camino como amigos y aliados del pecado. Si el mundo, es decir, los hombres que viven sin tener cuenta de la Ley de Dios, el demonio y la carne son tan peligrosos y temibles, es únicamente porque vienen del pecado y conducen a él.

Nunca nos pondremos suficientemente en guardia contra este mortal enemigo de nuestra alma, por que por un solo pecado mortal, podemos perdernos eternamente. Tener un pecado mortal es mil veces peor que tener el SIDA, cáncer y lepra juntos.

Examinemos un poco lo que es el pecado mortal, cual es su malicia, cuáles son los daños que nos hace, qué armas y remedios tenemos para luchar y triunfar de él.

¿Qué es el pecado mortal?

El pecado mortal es una trasgresión voluntaria de la Ley de Dios en materia grave. Es una rebeldía contra Dios.
Dios tiene su Ley. En su infinita sabiduría ha sabido resumirla en los diez mandamientos. La Iglesia, con Divina autoridad ha añadido algunos otros, con el fin de hacernos cumplir con mayor facilidad y perfección los divinos preceptos.

Cuando el hombre, dándose perfecta cuenta de que lo que va hacer está gravemente prohibido por la ley de Dios o de la Iglesia, quiere hacerlo a pesar de todo, comete un pecado mortal que pone completamente de espaldas a Dios y le vincula a las cosas creadas, en las que coloca su último fin renunciando a la salvación eterna1 1.

Para que un pecado sea mortal hay tres condiciones:

1) Advertencia perfecta por parte del entendimiento,

2) Consentimiento perfecto, o plena aceptación por parte de la voluntad.

3) Materia grave prohibida por Dios.

Los efectos inmediatos del pecado son:

1) Aversión a Dios del que se separa voluntariamente al despreciar sus mandamientos, y es lo que constituye lo formal o el alma del pecado;

2) Conversión a las cosas creadas mediante su goce ilícito, que constituye lo material o el cuerpo del pecado.

3) He aquí unos ejemplos de pecado mortal que conducen al infierno. San Pablo nos advierte: “Fornicación y cualquiera impureza o avaricia, ni siquiera se nombre entre vosotros, como conviene a santos, ni torpeza, ni vana palabra, ni bufonerías…Porque tened bien entendido que ningún fornicario, impuro avaro que es lo mismo que idólatra tiene parte en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con vanas palabras, pues por estas cosas descarga la ira de Dios sobre los hijos de la desobediencia. No os hagáis pues copartícipes de ellos” (Efesios 5, 3-7). Lo que dicen o hacen los pecadores no vale nada. NO debemos participar de sus locuras o aprobarlas.

Dios mismo nos advierte hablando de pecado graves: “NO os hagáis ilusiones. Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los maldicientes, in los que viven de rapiña, heredaran el reino de Dios”. (I Corintios. 6,9-11).

La malicia del pecado mortal

Ninguna inteligencia creada o creable podrá jamás darse cuenta perfecta del espantoso desorden que encierra el pecado mortal. Rechazar a Dios a sabiendas y escoger en su lugar a una vilísima criatura en la que se coloca la suprema felicidad y último fin envuelve un desorden tan monstruos e incomprensible, que sólo la locura y atolondramiento del pecador puede alguna manera explicarlo. El ejemplo de la pobre pastorcita de la que el rey se prendo y la desposó consigo, haciendo la reina, y que de pronto abandona el palacio real y se marcha en plan de adulterio con un miserable seductor, no ofrece sino un pálido reflejo de la increíble monstruosidad del pecado.

El mismo Dios, infinitamente bueno y misericordioso, que tiene entrañas de padre para todas su criatura s y que nos ha dicho en la sagrada Escritura (Ezequiel 33,11) , sabemos que por un soloque no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva, sabemos que por un solo pecado mortal:

a) Convirtió a millones de ángeles en horribles demonios para toda la eternidad.

b) Arrojó a nuestros primeros padres del paraíso terrenal, condenándoles a ellos y a todos sus descendientes al dolor y ala muerte corporal y ala posibilidad de condenarse eternamente aun después de la redención realizada por Cristo.

c) Exigió la muerte en la cruz de su Hijo muy amado, en el cual tiene puestas todas sus complacencias para redimir al hombre culpable (San Mateo 17,5).

d) Mantendrá por toda la eternidad los terribles tormentos del infierno en castigo del pecador obstinado.

e) Todo esto son datos de fe católica: es hereje quien los niegue. ¿Qué otra cosa podrá darnos una idea de la espantosa gravedad del pecado mortal cometido de una manera perfectamente voluntaria y a sabiendas?

Los efectos del Pecado mortal

No hay catástrofe ni calamidad pública o privada que pueda comparase con la ruina que ocasiona en el alma un solo pecado mortal. Es la única desgracia que merece propiamente el nombre de tal, y es de tal magnitud, que no debería cometerse jamás, aunque con él se pudiera evitar una terrible guerra internacional que amenace destruir a la humanidad entera, o liberar a todas las almas del infierno y del purgatorio.
.

Sabido es que, según la doctrina católica – que no puede ser mas lógica y razonable para cualquiera que, teniendo fe, tenga además sentido común -, el bien sobrenatural de un solo individuo está por encima y vale infinitamente más que el bien natural de la creación universal entera, ya que pertenece a un orden ínfinitamente superior: el de la gracia y la gloria.

Así como sería una locura que un hombre se entregase a la muerte para salvar la vida a todas las hormigas del mundo – vale más un solo hombre sacrificase su bien eterno, sobrenatural, por salvar el bien temporal y meramente humano de la humanidad entera: no hay proporción alguna entre uno y otro.

El hombre tiene obligación de conservar su vida sobrenatural, de vivir en la gracia a toda costa, aunque se hunda el mundo entero.

He aquí los principales efectos que causa el alma un solo pecado mortal voluntariamente cometido:

1) Pérdida de la gracia santificante que hacía el alma pura, santa e hija adoptiva de Dios heredera de la Vida eterna. Sin la gracia santificante nadie puede salvarse.

2) Pérdida de las virtudes infusas (caridad, prudencia, justicia, fortaleza, templanza) y de los dones del Espíritu Santo, que constituyen un tesoro divino, infinitamente superior a todas las riquezas materiales de la creación entera.

3) Pérdida de la presencia amorosa de la Santísima Trinidad en el alma, que se convierte en morada y templo de Satanás.

4) Pérdida de todos los méritos adquiridos (mediante las buenas obras) en toda su vida pasada, por larga y santa que fuera.

5) Feísima mancha en el alma, que la deja tenebrosa y horrible a los ojos de Dios. “El pecado, dice San Juan Crisóstomo, deja el alma tan leprosa y manchada que mil fuentes de agua no son capaces de lavarla”.

6) Esclavitud de Satanás. El que está en el pecado mortal es esclavo de Satanás “que es príncipe de los pecadores”, dice San Agustín.

7) Aumento de las malas inclinaciones. El pecador esta debilitado y no puede fácilmente resistir contra el mal, le cuesta mucho trabajo hacer el bien.

8) Remordimiento e inquietud de conciencia, el que está en pecado mortal no tiene tranquilidad y paz en su alma ni en su familia, ni en su trabajo.

9) Reato, es decir merecimiento de pena eterna. El pecado mortal es el infierno en potencia, es decir, el que está en pecado mortal puede en cualquier momento caer en el infierno para siempre.

Como se ve, el pecado mortal es como un derrumbamiento instantáneo de nuestra vida sobrenatural, un verdadero suicidio del alma a la vida de la gracia Y pensar que tantos y tantos pecadores lo cometen con increíble facilidad y ligereza , no para evitarle al mundo una catástrofe lo que sería ya gran locura-, sino por un instante de placer bestial, por unos miserables pesos que tendrán que dejar en este mundo, por un odio y rencor al que no quiere renunciar y otras mil bagatelas y niñerías por el estilo!

Realmente tenía razón San Alfonso de Liborio cuando decía que el mundo le parecía un inmenso manicomio en el que los pobres pecadores habían perdido por completo el juicio. Y, con razón también, la piadosísima reina Blanca de Castilla le decía a su hijo San Luis, futuro rey de Francia: “Hijo mío, preferiría verte muerto que cometer un solo pecado mortal.” Es impresionante la descripción que hace Santa Teresa del estado en que queda un alma que acaba de cometer un pecado mortal”. (A ella se lo hizo ver Nuestro Señor de una manera milagrosa); “no sería posible a ninguno pecar, aunque se pusiesen a mayores trabajos que se que se pueden pensar por huir de las ocasiones”, (Moradas primeras, c.2)

¿Cómo podemos evitar el pecado mortal?

El que quiere asegurar la salvación eterna de su alma, nada tiene que procurar con tanto empeño como evitar a toda costa la catástrofe del pecado mortal.

Sería gran temeridad e increíble ligereza seguir pecado tranquilamente confiando en realizar más tarde la conversión y vuelta definitiva a Dios. En gran peligro se podría ese pecador de frustrar esa esperaza tan vana e inmoral. La muerte puede sorprenderle en el momento menos pensado, y se expone, además, a que la justicia de Dios determine substraerle, en castigo de tan manifiesto abuso, la gracia eficaz del arrepentimiento, sin la cual le será absolutamente imposible salir de su horrible situación. Si diera cuenta el pecador del espantoso peligro a que se expone, no podría conciliar el sueño una sola noche a menos de haber perdido por completo el juicio.

He aquí, indicados nada más, algunos de los medios más eficaces para salir del pecado mortal y no volver jamás a él:

1) Asistir al santo Sacrificio de la Misa. “por que nos obtiene la gracia del arrepentimiento, nos facilita el perdón de los pecados. ¡Cuantos pecadores, asistiendo a Misa, han recibido allí la gracia del arrepentimiento y la inspiración! de hacer una buena confesión de toda su vida”! (R. Garrigou-Lagrange, el Salvador, ed. Patmos, pág. 463).

2) Confesión y comunión frecuente, con toda la frecuencia que sea menester para conservar y aumentar las fuerzas del alma contra los asaltos de la tentación. Por la salud del cuerpo tomaríamos con gusto todos los remedios y medicinas que el médico nos mandara. L salud del alma vale infinitamente más.

3) Reflexionar todos los días un ratito sobre los grandes intereses de nuestra alma y de nuestra eterna salvación. La lectura diaria meditada de la vida de los santos ayuda mucho. (Hay unos libros fundamentales: S. Francisco de Sales; Introducción a la Vida devota; S. Alfonso de Liborio, reparación para la muerte; El gran medio de la Oración).

4) Oración de súplica pidiéndole a Dios que nos tenga de de su mano y no permita que nos extraviemos. El Padrenuestro bien rezado y vivido, ayuda mucho.

5) Huida de las ocasiones. El pecador está pedido sin eso. No hay propósito tan firme ni voluntad tan inquebrantable que no sucumba. Con facilidad ante una ocasión seductora. Es preciso renunciar si contemplaciones a los espectáculos inmorales (se comete, además, pecado de escándalo y cooperación al mal, contribuyendo con nuestro dinero a mantenerlos amistades frívolas y mundanas, conversaciones torpes, revistas o fotografías obscenas, películas, Internet, la caja de todos los vicios etc. Imposible mantenerse en pie si no se renuncia a todo eso. La felicidad inenarrable que nos espera eternamente en el cielo bien vale la pena de renunciar a esas cosas que tanto nos seducen ahora, sobre todo teniendo en cuenta que por un goce momentáneo nos llevarían a la eterna ruina.

6) Devoción entrañable a María, nuestra dulcísima Madre, abogada y refugio de pecadores. Lo ideal sería rezarle todos los días el Santo Rosario, que es la primera y más excelente de las devociones marianas y grandísima señal de prdesdestinación para que lo rece devotamente todos los días; pero, al menos, no olvidemos nunca las tres avemarías al levantarnos, acostarnos y a experimentar la tentación, para que nos alcance la victoria.

7) Hacer regularmente los Ejercicios Espirituales de San Ignacio. Hay una muerte, un juicio, una eternidad feliz o infeliz. Con el pecado no se discute. Tenemos que salvarnos cueste lo que cueste.

Fuente: CATOLICIDAD

sábado, 10 de diciembre de 2011

Jovenes pandilleros acuerdan paz ante reliquia de Juan Pablo II

Paz, ante reliquias de Juan Pablo II: pandilleros

Unos 90 jóvenes de siete pandillas de León venerarán las reliquias formalizando el pacto de no agresión.
Publicado: Lunes, 5 de Diciembre del 2011, a las 03:03 hrs.

Por: Agencias
León, Guanajuato



Después de meses de enfrentamientos con saldos sangrientos, pandillas antagónicas en León aseguraron que firmarán un “Pacto de Paz” ante las reliquias del beato Juan Pablo II que el viernes arribarán a la ciudad y que son el preludio de la visita del Papa Benedicto XVI a la zona metropolitana de León, prevista para marzo próximo.

Unos 90 jóvenes de siete de las pandillas más conflictivas del municipio, escoltarán las reliquias del Pontífice en su recorrido por el primer cuadro de la ciudad. En el trayecto unirán sus manos a una antorcha encendida como símbolo de paz y esperanza.

Los jóvenes venerarán las reliquias formalizando el pacto de no agresión, impulsado por la Arquidiócesis de León con el apoyo del Programa Lobo de Desarrollo Social municipal. Participarán pandillas de las colonias Piletas, Las Arboledas, San Juan Bosco, San Miguel y del Coecillo, informó el vocero de la Arquidiócesis, Jorge Raúl Villegas.

El arzobispo José Guadalupe Martín Rábago dijo que se pretende que los jóvenes sean promotores de paz en sus barrios. “Que en ese momento que se encuentren frente al Papa promotor de la paz, Juan Pablo II, desde el corazón les brote el proyecto de comprometerse a trabajar por una sociedad protegida”, dijo.

El lunes pasado, el alcalde Ricardo Sheffield informó que ha pedido al Ejército su intervención por el incremento de la violencia entre pandillas (con un saldo, en las últimas cuatro semanas, de varios lesionados y enfrentamientos con policías municipales) mediante un operativo sorpresa para la detección de armas y drogas.

En el Semanario Gaudium el arzobispo señaló que “la visita de las reliquias a nuestra patria se da en un contexto marcado por la violencia y la inseguridad; ver a grandes multitudes reunidas en paz y en armonía fraterna nos debe llegar a la convicción de que otro mundo es posible; que el ejemplo de la santidad cristiana transforma corazones violentos e invita a deponer el ánimo de agresión y destrucción”.

“Aprovechemos esta visita para agradecerle al Señor el regalo de este gran Pontífice, recordemos sus enseñanzas e inspirémonos en su defensa valerosa a favor de la vida.

Fuente: Periódico en linea TABASCO HOY

Jovenes pandilleros acuerdan paz ante reliquia de Juan Pablo II

Fuente: Milenio León

León, Gto. MEXICO
• 9 Diciembre 2011 - 11:14am —
Autor: Pedro Domínguez

Los integrantes de al menos 32 pandillas de León, acordaron mantener la paz en sus colonias.



Foto: Pedro Domínguez

Integrantes de distintas pandillas de la ciudad firmaron un pacto de paz

León, Gto. • Frente a las Reliquias de Juan Pablo II, 32 pandillas de la ciudad firmaron un pacto de no agresión.

Los representantes de Los Panchos, Los Pachucos, y la subdirectora del Grupo Lobo, firmaron el documento que recibió el Arzobispo de León.

Como signo de no agresión, los pandilleros entregaron armas, gorras y diferentes objetos relacionados con sus actividades delictivas como cigarros y paliacates.

El Arzobispo les pidió se comprometieran ante Dios y la sociedad quien les premiará de hacerlo, de lo contrario será la sociedad quien se los recrimine.

En el AM

Pandilleros se dan la paz


JOSÉ TRINIDAD MÉNDEZ
NOTA PUBLICADA: 10/12/2011

Ante las reliquias de Juan Pablo y el arzobispo José Guadalupe Martín Rábago, pandilleros leoneses se comprometieron ayer a ser promotores de la paz.

Al presidir el acto de la firma del pacto de paz entre 32 pandillas de León, el Arzobispo dijo que los jóvenes tienen una responsabilidad muy alta.

“Queremos que ustedes sean portadores de estos sentimientos que hoy ustedes están testificando en el ambiente de la comunidad.

“Los necesitamos constructivos, activos, integrados, en ustedes está una fuerza que no podemos desperdiciar”, señaló Monseñor.

Ante una multitud que atestiguó la firma del pacto, Martín Rábago aseguró que los jóvenes quieren comprometerse a que vivamos en una sociedad más pacífica.

El Pastor de la Diócesis de León solicitó un aplauso para los jóvenes que se comprometieron a firmar el convenio de paz, por tres meses.

El Arzobispo hizo algunas sencillas preguntas a los representantes de las pandillas, que respondieron a nombre de todos sus compañeros.

Entre ellos estaban integrantes de los “Miserables” de Linda Vista, “Los Panchos 15” y Pachucos de San Miguel, “Los Cascabeles” de San Juan Bosco y “Los Güilos” de Las Hilamas.

“Yo como Obispo y Pastor de esta Iglesia les pregunto a los jóvenes de las diferentes bandas que hoy están presentes en esta celebración: ¿se comprometen personalmente y como grupo ante Dios y su comunidad a ser portadores de paz en su persona, con otras bandas y en el ambiente de sus comunidades?”.

Los representantes de pandillas como “Los Pelones” de Las Joyas, “Presilocos”, de la Presidente, “Diablos” y “Desmadrosos” de León I, proclamaron, ante el Arzobispo y ante los ciudadanos que los acompañaban: ¡Sí, nos comprometemos!

Bien bañados y peinados, vestidos con camisetas del Programa Lobo, los pandilleros depositaron en una caja blanca algunos objetos punzocortantes que les sirven como armas.

Además, tocaron la urna de las reliquias, se postraron ante la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y recibieron del Arzobispo un pequeño objeto para que recuerden el compromiso que contrajeron.

El padre Sandoval señaló que espera que pronto se sumen otras bandas a este pacto de no agresión, sobre todo de colonias conflictivas como Las Arboledas y Chapalitas

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...