sábado, 4 de diciembre de 2010

Hacer reparación y penitencia

En estos tiempos que es tan ofendido Nuestro Querido Dios es importante unirnos a la Campaña iniciada en Colombia "Reparación y Sacrificio" para colaborar en esta gran obra Esta Cruzada fue iniciada por los mensajes de Nuestro Señor Jesucristo en Cochabamba.

Página web: http://reparacionysacrificio.com/index.php

"Los siguientes textos fueron dictados por Jesús y la Virgen María a Catalina Rivas y algunos fueron plasmados en el libro CRUZADA DEL AMOR, que recibió el Imprimatur de la Iglesia Católica, por Monseñor Rene Fernández Apaza, Arzobispo de Cochabamba, el 2 de Abril de 1998”.

HAGAN REPARACIÓN CA-178 25-Ene-96 Jesús

"Hija Mía, quiero hablarles una vez más de la reparación que quiero que hagan. Tú Me preguntas cómo deberías hacer esa reparación. Con fe y perseverancia. Si en algún momento sienten cansancio o están preocupados o sienten frialdad, dirijan su mirada a la Cruz o al Sagrario. Cada uno debe comprender que la gente vive únicamente por Mi voluntad y por Mi amor. Yo Soy el Amor y el fruto de Mi amor es la paz y la alegría...

Deseo regalar al mundo los frutos de Mi amor: paz y felicidad. Si no hacen penitencia, el mundo entero irá a la ruina por causa del pecado. La guerra no es solamente el castigo por el odio entre las naciones, sino también el castigo por los pecados de la humanidad.

¿Preguntas por cuanto tiempo deben hacer penitencia? Hasta el fin de sus días; son demasiados y muy grandes los pecados cometidos por esta humanidad. Al demonio no le gusta la reparación y el ayuno, la oración, los sacrificios: los detesta. Pero cuando lo hacen, experimentan el efecto salvador de su práctica. Yo les daré a sus almas fortaleza, perseverancia, valor, amor y alegría.

Te repito, hay demasiados pecados que no puedo tolerar: la vanidad, la inmoralidad, la lengua; muchos religiosos que solamente lo son por su hábito, pues en su espíritu no están ni cerca.

Yo redimí al mundo con el sufrimiento y orando durante la noche. La reparación es un cambio de vida, de actitudes. Aquellos que han maldecido antes, deben bendecir ahora; los que han robado, deben restituir; los que odian, deben amar; los que han servido a su cuerpo, deben servir a su alma; y los que han ignorado Mis mandamientos, de ahora en adelante deben guardarlos; si no, no hay una verdadera conversión. Quisiera ver escrito en las puertas de cada convento y de cada familia creyente: "Reparación y Sacrificio". Digan esto a todos. De sólo ver un pequeño letrero, cada miembro de esa comunidad o familia irá haciendo pequeños y grandes sacrificios. Si el espíritu de reparación florece en las almas, tendré Misericordia de Bolivia y del mundo.

Por tanto, instruyan, enseñen... Hablen, hagan algo, no tengan miedo. Dios está con ustedes, si ustedes están con Dios. El amor no da lugar al temor. Luego, la caridad operante no basta con predicar el Amor, hay que hacer de este amor algo viviente, activo. Se podrá resistir a la palabra, pero no se resistirá al ejemplo, que es siempre contagioso. Guerra al propio egoísmo, a la propia comodidad individual. Saber dividir en dos la hogaza, aunque sea pequeña y aunque sea una sola. Abrir generosamente los brazos al hermano y son tantos los hermanos necesitados... No es difícil a ninguna alma de buena voluntad, entender que sólo el retorno a Dios puede salvarlos del hundimiento." Seguir leyendo

Como vemos estos mensajes son muy impresionantes e importantes, Nuestro Señor nos invita a reparar y a hacer sacrificios.

Pero ¿qué es la penitencia? considerada como virtud, es la detestación de los pecados con el firme proposito de no volver a cometerlos y satisfacer a la justicia divina por estos pecados.

¿A que se llaman obras satisfactorias? Llamanse obras satisfactorias: la oración, el ayuno, la limosna y la privación de los placeres permitidos. La satisfaccion, dice Santo Tomás, debe despojarnos de alguna parte de nuestros bienes para darlos a Dios.

Ahora bien, tenemos tres clases de bienes: 1º los del alma; como la inteligencia, la voluntad, etc.; 2º los del cuerpo; como la salud, la fuerza, etc.; 3º los de la fortuna; como el dinero, las cosechas, etc.
Entregamos a Dios los primeros, por la oración; los segundos por el ayuno, que incluye todas las privaciones y mortificaciones;
y los ultimos, por la limosna que comprende las diferentes obras de misericordia.

¿No existen otras obras satisfactorias?
Sí, las enfermedades, las aflicciones, las dificultades de la vida, soportadas con resignación y espiritu de penitencia, son otros tantos medios de satisfacer a la divina justicia.

Si el pecador acepta con humildad y con espíritu de penitencia los trabajos y sufrimientos que Dios le manda, los convierte en obras satisfactorias; mas, si al padecerlos murmura de la Providencia, pierde completamente el merito que pudieran proporciarle.

¡Cuánta facilidad tenemos para satisfacer a la justicia divina, mientras vivimos en esta valle de lágrimas y miseria, en que el dolor nos acompaña durante la mayor parte de nuestra peregrinación!

Fuente:
Página web: http://reparacionysacrificio.com/index.php , de la Cruzada de Reparación y Sacrificio iniciada en Colombia.
Libro: Doctrina Cristiana FTD, Medios de Salvación, la penitencia.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...